viernes, 14 de agosto de 2009

EL ARTICULO


De Andres como cada mañana antes de ir a trabajar. Tenia la costumbre de parar unos minutos y entrar a tomar un cafe en un bar de su localidad. El bullicio, la charla y ese ambiente a café recien hecho le activaba el cuerpo de buena mañana. És el que realmente le despertaba antes de comenzar su temprana jornada laboral.

-¡¡¡¡¡Buenos dias, Paco!!!!! Pasame el diario y ponme un café. Para levantar la moral.-

Siempre entraba con un saludo, bien notado, de tono fuerte y con caracter. Lo importante no era el mensaje, sino la fuerza con que se realizaba.

Una vez que tenia el diaro en mano, todavia con las noticías calientes, recien salidas del horno. Comenzaba a repasarlo detenidamente deleitandose en los pequeños sorbos de café que le habian traido hacia un instante. Fijo su lectura en uno de esos articulos en los que le llamo la atención su portada.

"El hombre y la mosca tiene multitud de semejanzas en estructura social y genetica". Firmado por un catedratico de una universidad muy importante del país.

-¿Como podemos ser tan parecidos?-

Se preguntaba a si mismo. Parecia más un titulo salido de una novela de ciencia-ficción que de una cronica de un diario. Entonces linea a linea la curiosidad le vencio y se fue convenciendo de que el articulista en sus explicaciones no sabia lo que decia. Estaba convencido que simplemente se habia dedicado a llenar la pagina alocadamente y sin sentido. Una vez acabada la crónica y de repasar las últimas noticias. Acabo con dos sorbos el café ya frio. Miro el reloj y con cara de asombro. Se dio cuenta que tenia el tiempo justo para llegar al trabajo. Hoy casualmente marchaba caminando, el coche no le funcionaba y tenia una entrevista con un cliente muy importante que no podia esperar. Se levanto de la mesa con energia como era habitual y con cuidado dejo el periodico y se dispuso a pagar.

-¡¡¡Venga hasta mañana, señores!!!!-

Se despidio con buen tono y voz fuerte, como en la entrada mientras abri la puerta la puerta del local.

-Adios De Andres.¡¡¡Hasta mañana!!!!-

Se despidieron desde el interior del bar y él comenzo a caminar calle abajo. Cuando llevaba unos metros empezo a notar un desagradable olor, venia del interior del acantarrillado. Llevaba tiempo sin llover y de su interior subia un fulminante aroma. El pitido de los coches le hizo parar de repente, una moto con un ruido infernal mezcla, entre chatarra y hierro torcido, le remato con su olor a goma quemada. Aprovecho la parada para observar sus alrededores paredes pintadas con distintos mensajes ilegibles. Containers llenos de basura si ser recogida despúes de varios dias. Y el cielo era gris, habia perdido ese tono azul que le caracterizaba. Y entonces recordo....que podia ser verdad lo que había escrito el catedratico....que entre el hombre y la mosca.....no había tantas diferencias.....

11 comentarios:

joselop44 dijo...

Muy muy bueno; me ha encantado tu relato.
Un abrazo.

Sonia. dijo...

le sorprendia la idea a la vez que se frotaba las manos por el frio?

XD

un dia cualquiera sedescubren cosas y cosas y todo gracias a un habito de tomar cafe!.. que rico!


saludos

Aire de Alhena dijo...

Pues hasta tendrá razón ,sí.
Fisiologicamente no sé, pero el medio en el que nos movemos es bastante razonable el parecido y además también está ese dicho de que es más pesado que una mosca :)

Un abrazo.

Sara dijo...

Ainsssssssssss....para pensar el articulito, para pensar...y va a ser que es cierto, que entre la mosca y el hombre sólo hay ligeras diferencias jajajaja....

Un abrazote y genial tu historia.

Fiamma dijo...

Un escrito sensacional, me ha encantado!

Besitos

Any dijo...

Yo quisiera pensar que no tenemos similitudes porque es un bicho que me desagrada, pero ahora que lo pienso ... .
Buen relato, como siempre un gusto pasar por aqui
un abrazo

Fiore dijo...

Muy buen post

eh?

gracias por la visita

bsos de esposa primeriza y Recién casada

Isabel Estercita Lew dijo...

Muy buen relato, sabes crear un clima de misterio. Nunca me había planteado esa semejanza, espero que solo sea para el hombre, no para la mujer.

Saludos

Estercita

Alimontero dijo...

Cuando comencé a leerte jamás pensé que ese sería tu reflexiòn..;-)
Y te apoyo en parte...
Creo que "si nuestro mundo interno" está contaminado, infectado y no lo cuidamos, qué esperamos del mundo exterior?...
Lo que es arriba es abajo...lo que es adentro es afuera...;-)
Por eso mi cruzada...;-)

Un gran abrazo y gracias mi querido amigo por estar de regreso...

Ali

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Hola Jorge, en primer lugar, te doy las gracias, por tu lindo comentario en mi blog, estoy segura que me has visitado otras veces, pero al pasar los días y no contestar de inmediato, me da pudor, y todavía quedo peor, hoy he visto tu comentario y aquí estoy.

He leído el relato y me ha gustado mucho, está francamente bien, la verdad, aunque parezca extraño, nos parecemos a muchas cosas.

Voy a leerte algo más.

un abrazo

Maite

Mar Solana dijo...

¡jajajajaj, qué bueno, Jorge!

Es más, yo creo que el ser humano incluso está superando a la mosca, pues si te fijas y observas un buen rato a alguna que se pose, verás como continuamente se están frotando y aseando sus patitas filamentosas ;=))

Me encantó compartir tus historias, saludos desde "Mar adentro".