miércoles, 3 de febrero de 2010

LA FINAL



En Jimmy y en John habian llegado a la gran final del campeonato de billar de su población. Un campeonato que se celebraba anualmente atrayendo a los mejores jugadores de la comarca.


Los dos eran grandes contrincantes y amigos que desde un principio se habian destacado de sus oponentes. Siempre con un juego muy tecnico, como les caracterizaba, buscaban angulos imprevisibles y unas largas tiradas sin fallar una sola carambola.


En Jimmy y en John eran muy seguros y sobretodo tenian muy claro que ellos habian sido los favoritos para llegar a la final. Y no habian decepcionado a su público.


Uno frente al otro, esperaban la decisión de los jueces, que tenian que discernir quien comenzaria la final. El juez de mesa se acerco hacia ellos y enseñandoles una moneda. Les pidio que elijieran una cara cada uno.


En Jimmy elijio cara. La suerte estaba en el aire y en unos segundos les comunicarian el resultado. Salio cruz y sería John quien comenzaria la partida.


Los dos jugadores ahora tendrían que elegir los tacos con los cuales comenzarian a jugar. La elección era dificíl y en algún momento dio la sensación que iban a batirse en un duelo con armas y no en un simple juego de mesa.


Todo estaba listo para el inicio, o lo parecía, cuando Jimmy levanto la mano antes que John comenzara con su primera tacada. Los jueces le concedieron la palabra y este comento:


-Perdonen la interrupción pero, me gustaria poner a mi lado a Poppy mi mascota. Ya se que no es muy habitual. Pero llevamos todo el campeonato juntos y me trae buena suerte tenerlo a mi lado. Si no les importa a los señores jueces y a mi competidor. Me gustaria tenerlo a mi lado.-


Los jueces se miraron unos a otros sin saber que hacer. En el reglamento de la competición no ponia nada claro que los jugadores no pudieran disponer de una mascota. Ante tal decisión decidieron preguntar a John sobre si le parecía bien. John con la cabeza hizo un ademan afirmativo y los jueces lo interpretaron como un si. Con lo que dieron como iniciada la partida sin antes avisar de las reglas del juego:


-Ganara el jugador que ejecute más carambolas y que al finalizar la partida cuele en el agujero correspondiente la bola negra sin colar seguidamente la blanca.-

Comento el juez de mesa antes del comienzo.


John empezo la tacada con mucha efectividad, colando dos bolas sucesivas. Llegando a sorprender a su oponente Jimmy que tranquilamente obsevaba las evoluciones del juego mientras, acariciaba a Poppy el pequeño perro sin raza, ni perigri que le acompañaba. Una tras otra iban entrando las bolas en sus lugares correspondientes. Y el juego como al principio seguia siendo tan seguro como en toda la competición y todo el público vaticinaba una partida muy larga y competida.


John dio el relevo a Jimmy que viendo la efectividad que habia tenido su contrincante. Penso que él tampoco podia fallar, también queria y deseaba con fuerza este campeonato. Se concentro al máximo en cada una de las jugadas. Y fue una a una acertando con las carambolas. Estaba en la parte final del juego y solo quedaban la bola blanca y la negra. Era el gran momento, el pulso no le podía fallar. Si se equivocaba en el efecto y no embocaba bien perderia la partida y el campeonato. Si lo hacia como lo habia hecho hasta ahora la partida seguiria y el campeonato quedaria empatado. Se relajo durante un instante, respiro fondo, mirando entre el taco y las dos bolas. Con una suavidad extrema golpeo la blanca que lentamente avanzaba hacia su destino.....Se golpearon ambas bolas.....que se acercaban al agujero de la mesa......la caida de las dos parecia irremediable.....de repente se escucho el ladrido de Poppy que de un salto se puso encima de la mesa de billar agarro corriendo la bola blanca en el último instante..... mientras la negra se precipitaba en su agujero. La competición estaba empatada......los jueces no tenian palabras..... Poppy habia salvado la situación......habia salvado a su amo...... Un gran perro.....






10 comentarios:

Mundo Animal. dijo...

HOLAAAAAAAAAAAAAAAAA JORGE HACIA MUCHO NO TE LEIA ME ENCANTO ESTA HISTORIAAAA LA FINAL GRACIASSS Y QUE TENGAS BUENAS NOCHESSSSSSS ABRAZOS CHRISTIANNNN

Alimontero dijo...

Hola Jorge.... que grato volver a leerte.
Esto de la blogosfera nos dispera un poco y te pierdo de vista....
Te dejo mi cariño de tanto tiempo!

Ali

Sara dijo...

Que buenooooooooo! como siempre un gustazo leerte, y sobre manera con esta gran final, que estuvo un poquitín amañada eh! jejejeje.
Ya echaba en falta estas bonitas y entrañables historias, ¡que cuantas podrían ser verdad!.
Te dejo un abrazote de campeonato

Aire de Alhena dijo...

Vaya ganó de carambola!!
Un buen y astuto compañero, como siempre tus historias con ese encanto especial.

Abrazos.
Alhena.

Lisandro dijo...

Buenisima hostoria... el final es un buen remate amigo!! un fuerte abrazo!

Alma Mateos Taborda dijo...

Un enorme placer volver a leerte y muy bueno el partido de billar. Felicitaciones!! Un abrazo.

Eva dijo...

Muy bueno!!!
Salut!!!

Carla dijo...

Un gran perro la verdad. Me encantó este cuento

Andrea dijo...

Buenísimo el relato y el final... buff!! me encantó.

Un abrazo grandote

Carla dijo...

Hace mucho que no escribís. Se te extraña!