domingo, 17 de mayo de 2009

LA MASCOTA


Cristina y Ainoa volvian de la gran ciudad, sentadas en el tren iban comodamente hablando, hablaban orgullosas de las compras que habian realizado aquella tarde. Siempre habian ido juntas a todas partes, eran grandes amigas, eran muy buenas amigas y no se habian separado desde la más tierna infancia.

Comprobando el interior de las bolsas, Cristina se dio cuenta, que habia colocado en una de ellas el tan preciado monedero, que durante casí gran parte de la tarde le habia tenido preocupada.

-¡¡¡¡Ostras!!!!! Mira que tengo aquí, lo he estado buscando durante casí toda la tarde, tú lo has visto y ahora mirando el interior de esta bolsa me he dado cuenta.-

-¿ Que és?.-

Le pregunto Ainoa desorientada

-Mi monedero, que no me habia dado cuenta y lo habia puesto en otra bolsa.-

-Bueno, ahora ya lo tienes, por fin no te has de preocupar, ya lo has encontrado. Que alegria ¿No?.-

-La verdad és que si y en realidad estaba un poco disgustada pero bueno, ahora que la encontrado ¿Quieres que te ensañe un secreto?-

-¿Un secreto? Vaya amiga guardando secretos.....-

Un secreto que sorpresa, entre ellas no habia secretos, como podia ser que Cristina su mejor amiga le guardara un secreto. Era imposible que le guardara un secreto o ¿si?. Se pregutaba a si misma ¿Tanto habian cambiado las cosas en el paso de los años? No se lo podia creer....

-Mira te enseño esta foto ¿que te parece?¿A que és guapisimo?-

Ainoa se la quedo mirando y exclamo.

-¡¡¡Es guapisimo!!!! Que ojos tan grandes y que pelo. Con ese cabello tan rizado, me gusta muchisimo...Uuuhhmmm és precioso, me gusta. Creo que yo también me estoy enamorando.-

-Sabes se llama Yin y siento no habertelo presentado pero, a veces la prisas, la ansiedad de estar con él y el trabajo y una cosa y otra , no me ha dejado tiempo para decirtelo. ¿No te enfadas?¿Verdad?.-

-No te preocupes a mi, me habria pasado lo mismo. La verdad si tuviera a Yin no se si te lo hubiera presentado.-

-Vaya hombre que amiga ¿No?.-

Se miraron las dos amigas y se pusieron a reir, entre pequeños empujones y bromas de complicidad su amistad estaba inerte.

Mientras el tren avanzaba lentamente a su destino, por las ventanillas del vagón ya comenzaba a verse la silueta de la estación. Dónde iremediablemente, Cristina y Ainoa tenian que bajar. Una vez en el anden Cristina le comento a su amiga:

-Sabes, por que no vienes a casa y conoces a Yin, te encantara.-

- Bien, si no és molestia.-

-Que va, como quieres sea una molestia venir a casa, no seas tonta... ¡¡¡Venga, vamos!!!!

Las dos cogieron el autobús de linea que les esperaba fuera de la estación y en 20 minutos se encontraron delante de la puerta de la casa de Cristina.

-tachin, ya estamos aquí....ya veras te encantara....-

Abrio la puerta silenciosamente como si alguien al otro lado no tuviera que darse cuenta de la llegada. Pero algo fallo....Desde el interior se oyeron unos agudos ladridos y de repente delante de ellas aparecio la imagen de Yin, un joven cachoro.

-Ooohhh!!!! és precioso, la verdad és que supera a la foto supera la ficción, és increible y no haberme dicho nada, no te lo perdonare núnca.-

Entraron en el piso y apartaron las compras en un rincón y olvidandose de todo se pusieron a jugar....Yin ahora era la mascota, la mascota de dos grandes amigas, algo que en la vida de las dos les habia unido con más fuerza.



10 comentarios:

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Ja ja ja que bonito, a veces las personas nos unimos por medio de un ser como una mascota.

Lindo tu post.
Cuidate mucho, un besito y un abrazo.

Anabel Botella dijo...

Las mascotas son mucho más que todo eso. Tienen sentimientos y no entiendo que haya gente que les haga daño. En casa no podemos tener ni perros ni gatos porque soy alérgica, pero tuvimos un hámster durante casi cuatro años. Es raro que duren tanto tiempo, pero yo lo quería mucho. Todas las noches me esperaba a que yo le diera una chuchería.
Saludos desde La ventana de los sueños.

Inés dijo...

Jorge, por dios!! casí me da un ataque, pensando en el desenlace...y como siempre magnifico, manteniendo el suspense hasta el final.

un beso!

TitoCarlos dijo...

Las narraciones cortas tienen que ser como esta, que te mantienen dentro de ella y te dan la sorpresa en las dos ultimas lineas.
Excelente; solo te aconsejaría que cambiaras el título y la foto. Dicen demasiado.

Un abrazo,

Ruth L. Acosta dijo...

Jajaja... siempre me sorprendes con tus relatos mi querido Jorge... me encantan.

Te dejo un beso desde México.

Ruth L. Acosta dijo...

Jajaja... siempre me sorprendes con tus relatos mi querido Jorge... me encantan.

Te dejo un beso desde México.

Marga Fuentes dijo...

Adoro los perros y me encantó tu cuento. Precioso.
Un abrazo,

caracola dijo...

¡Hola Jorge!

Una ingeniosa historia que engaña graciosamente, el subconsconsciente del lector.
Hubiera estado bien, cambiar el título y la foto ¿no crees?
De todas formas, gracias por ofrecernos tu fantástica creatividad.

Un abrazo.

Silvia Beatriz dijo...

Simpático relato. Me gustó
Saludos

Andrea dijo...

Una entrada llena de amor y de ternura!!
Me encantan tus cuentos! me dejan distanciarme de los pensamientos por un momento y entrar a la escena de la historia!
Tenia unos minutos de descanso y me gusto mucho leerte!
Gracias.

Besos.