domingo, 15 de marzo de 2009

CORAZON


Johan habia sufrido un infarto de miocardio, una vida llena de estres, rápida y de desenfreno habia hecho sufrir a su corazón de forma desmesurada. Él no se habia dado cuenta de sus abusos sin limite pero, su amigo, su amigo del alma se habia cansado. Su latido ritmico y fuerte, se convirtio en lento y aritmico, casí sin voz se habia quedado su corazon, intentandole decir que no aguantaba ese ritmo que le habia impuesto. Por su interior ya no circulaba vida, por sus venas circulaba otra, otra vida más allà de la nuestra.

Con el corazón habia escrito muchas columnas en diarios y revistas. Sus escritos recorrian medio mundo, removiendo sentimientos. Cuantos corazones no habia roto aunque, con él también habia amado a infinidad de mujeres con las que habia grabado su nombre en él. Con el corazon por delante siempre habia entablado grandes amistades y sus palabras aunque parecieran en muchos momentos increibles de creer,también habian salido del corazon.

Ahora, tumbado en la camilla del hospital, corazon, cuanto deseaba recuperarte, para seguir estando juntos y vivir de una forma más ordenada, nuestra simboisis de amistad, porque uno no podia estar sin él otro. Y una vida lo mires como lo mires, no puede estar sin corazon. Por lo tanto te pido que hagamos un pacto de caballeros, tú me perdonas los abusos cometidos y yo te respetare. Volvamos a ser uno, late fuerte y con vida porque, en realidad, aunque tú no te lo puedas imaginar, te quiero corazon....

3 comentarios:

ulises dijo...

Bueno y el corazón ¿le perdonó...?
Bien escrito. En esas situaciones terminales los individuos se vuelven románticos y metafísicos.

Pere Poch dijo...

Siempre vamos corriendo por la vida, pero pocas veces nos paramos a pensar que lo más importante de esta vida es el como la vivimos.

quéinsólito dijo...

Precioso tu texto...dice mucho de la capacidad que hay que tener para disfrutar de la vida en cada momento, como si fuera único...y de qué hacemos para disfrutarla...