lunes, 23 de marzo de 2009

LAS PERAS


Un campesino miraba desde la ventana sus frutales, de los que tan orgulloso se sentia y despúes de estar un rato obsevandolos se dio cuenta que los perales, arbol frutal que en los últimos tiempos no habían tenido mucha fruta, estaban tristes. Salio a ver lo que pasaba con ellos, preocupado por ver lo sucedido y una vez fuera, toco las peras que estaban en el arbol, eran grandes y hermosas como núnca las habia visto en la huerta, hasta aquel momento y les pregunto que pasaba y ellas le respondieron:

-Estamos tristes porqué a pesar de que estamos grandes y jugosas como has podido comprobar, nos sentimos solas al ver como las manzanas, las naranjas y otras frutas de la huerta las coges para la venta y se van al mercado de la ciudad.-

El campesino se quedo un poco reflexivo y les comento:

-La verdad és que no os he vendido porqué tenia la intención de que fuerais de consumo propio, ya que sois en cierta manera tan pocas que puede ser que no me den gran cosa por vosotras.-

Escucharon al campesino y le volvieron a comentar que su gran ilusión era ir a la ciudad, que se sentirian mejor y que si podia las llevara e hiciera ese esfuerzo por ellas.

El pages viendo lo tristes que estaban opto por coger todas la peras, lleno variascajas y las preparo para vender. Llamo a un transportista amigo suyo que hacia ruta hacia la ciudad y le hizo una oferta de compra sobre una fruta que deseaba vender.

-Aunque seamos amigos, la venta de estas peras costara, te ofrezco tantos cts por quilo y ya vere si las puedo colocar , en la cooperativa, con suerte.-

El dueño de las peras a regañadientes acepto, las preparo en las cajas, para cargar en el camión y el transportista pago el dinero pactado. Una vez cargadas en el vehiculo, se despidieron y se desearon buena suerte con la mercancia y el viaje. Al cabo de un tiempo el transportista llego a la cooperativa, en cuanto los mayoritas vieron las peras la gente se avalanzo para comprarlas, no habian visto fruta igual, y entonces comenzo la puja por ellas, que rapidamente y en poco tiempo le ofrecieron el doble del precio por el que las habia comprado. En poco tiempo las vendio y contento por la venta enseguida se las dio al nuevo comprador y dandose la mano como cierre del pacto, cambiaron fruta por dinero y los dos se despidieron hasta un nuevo trato. Una vez que el mayorista las tuvo en su poder, cogio camino hacia el mercado, sabia que en la furgoneta llevaba buena mercancia y no le seria deficil venderla, sobretodo esa peras que con tanto cuidado llevaba.

Una vez allí ofrecio toda su fruta a los puestos de venta, que él tenia por clientes y en seguida las peras volvieron a ser punto de atracción. Ofrecio como precio de venta el doble del precio que él habia pagado por ellas y las vendedoras sabiendo la buena mercancia que llevaba enseguida le compraron las pocas peras que tenia. El hombre contento por el negocio que acababa de cerrar con una vendedora, le dio el producto que habia comprado y con un apreton de manos y el pago del dinero que habian negociado cerraron el pacto.

Al dia siguiente el campesino tuvo que bajar al mercado, para comprar material y cosas para la casa, y preocupado por las peras fue a ver si las encontraba. Una vez allí, las vio en una fruteria todas ellas bien colocadas y contentas de estar allí . Eran uno de los productos más deseados de todo el merdado y las vio tan felices que se alegro por ellas. Una vez junto a ellas les pregunto como estaban y ellas le contestaro:

-Somos muy, muy felices, soñabamos con estar aquí y en el mercado nos sentimos tan bien, todo el mundo nos quiere y nos desea, te sientes tan bien rodeado de otras frutas y cuando la gente te mira y ves como te aprecian, és algo que ni con todo el dinero del mundo lo puedes pagar .-

El campesino se volvio alegrar cuando las sintio de nuevo. Ahora, cuando vio el precio en el que se vendian sus frutas, se entristecio del mal negocio que habia hecho y penso que la próxima vez seria él el quien las traeria al mercado directamente.........Aprovecharia mejor que su fruta era la más deseada del mercado.........



9 comentarios:

Magah dijo...

Ja ja a quien no le gustaria ser esas peras deseadas en el mercado???

Cariños.

Any dijo...

Bueno! Peras vanidosas, enceguecidas por las luces del centro!
Mmmmm, no sé, yo creo que hubiera preferido quedarme en mi árbol o alegrar la mesa de mi cuidador cuanto mucho, cuestión de gustos creo.
me gustan tus historias, un abrazo

Myr dijo...

Si claro, maniana vuelvo y te leo ahora es muy tarde, buenas noches!

Natalia Astuácas dijo...

Que ricoooo uan peraaa...
Pasé a dejarte un fuerte abrazo,espero estés muy muy bien.
Cuidate muchos.
Besos desde Costa Rica

VANESSA V.C. dijo...

WAu, creo que apreciando a las peras, mejor se las hubiera quedado pero en fin si ellas eran felices en ese mercado.....
Estan interesantes tus historias
saludos

Geni dijo...

Interesante relato,me gusta los temas que escoges para las entradas.
oUn besito,hasta pronto.

Marga Fuentes dijo...

Precioso tu escrito sobe las peras.
Me gustó mucho.
Un abrazo,

Gotas de lluvia dijo...

a mi no me gustan las peras xD
un beso. me gusta tu blog Jorge, me seguiré pasando por aquí =)

roxana dijo...

que bueno! tentadoras, LAS MEJORES FRUTAS SON LAS SACADAS DEL ARBOL Y COMPRADAS O REGALADAS O ARRANCADAS E EL MOMENTO, MANTIENEN TODAS SUS VITAMINAS Y ESTAN VIVAS TODAVIA!!!! mE ENCANTAN LAS PERAS! TE LO DIJE??? JAJAJAJA uN ABRAZO