sábado, 21 de marzo de 2009

LA LIMPIEZA DE CASA


Era sabado, que pena tenia que madrugar, despúes de casí toda una semana de descanso. Llegaba el dia de trabajo, de movilizarse pronto y de salir del armario donde me encontraba. Era dificil hacer enterder a las personas ,que si me utilizaban cada dia, a ellos les seria más comodo y a mí, no me pegarian una paliza. Pero los humanos no lo entendian igual que yo, pensaban que era mejor hacerlo todo de golpe, ¡venga!, ¡vamos!, ¡que esto se acaba en un momento! y de momento nada. Comenzabamos por una habitación y otra y otra, esto era un no parar y venga polvo y porqueria, porque se acumula de todo en una casa. Parece mentira la cantidad de faena que podemos arrastrar de un lugar a otro.

Si una cosa tenemos las escobas és que núnca nos quejamos, nosotras limpiamos y punto, veamos lo que veamos, que a veces hay mucho que ver, nosotras a lo nuestro...bim, bam, bim, bam...y volvemos al armario.

Nuestro trabajo, normalmente no és muy agradecido, al reves, más bien, casí núnca se dan cuenta de ello, a pesar de las diferencias al empezar y al terminar núnca no lo agradecen, somos servidoras del hogar. Tambien, tenemos la mala suerte que parte de nuestro trabajo esta un poquito tapado o por la fregona con su aroma a limpio, que deja toda la casa, con olor a pino. ó la mopa que le da brillo. Aunque a veces tanto brillo que acabas patinando.

Cuando hemos acabado el trabajo, nos ponen en el armario y unos y otros no paran de quejarse.

-Hoy he tragado demaseado polvo, cogere un alergia, así no se puede estar, roummh, rouummh, venga para un lado y para el otro de la alfombra, que mareo. No te dejan ni respirar, sólo, aspirar y aspirar. Que no se acuerdan que tienen que vaciar mi bolsa para seguir limpiando. Si le inflara el estomago de comida a mi dueña ¿haber que le pasaria?-

Se quejaba el aspirador. La fregona medio ahogada cogia aire, mientras la volvian a zambullir en el agua para seguir limpiando.

-¿Ahora qué? Tengo todo el pelo mojado, si al menos me escurrieran, se me secaria antes, pero ahora....Al final me costipare, si és qué sòlo piensan en ellos. Anda que me hace una gracia a mì. Menos mal que tengo toda una semana para secarmelo, ¿ sino?.

Todos desde el principio esperabamos acabar, lo más pronto posible, y poco a poco volviamos a nuestro pequeño hogar, donde descansariamos una semana más. Sin importarnos, cuando llegara el sabado, que fuese otra dura jornada de trabajo y doloridas agujetas. En el fondo muy contentos de nuestro trabajo, el mundo, no era mundo, sin nuestra limpieza aunque sólo fuese superficial......

5 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Te saludo. No puedo ahora leerte.
besoso y amor
je

volveré

Any dijo...

Que destino el de ser escoba y andar barriendo mugre todo el día ufff :(
Digo yo, no pensaste en ofrecer tus servicios a una bruja como medio de transporte? Por lo menos sería mas divertido jajaj!
Me gustó mucho este texto =)
un abrazo

Carla dijo...

Me encanto! Muy original!! Que sería de nosotros si las escobas hablaran???!!!
Al final muy buena reflexión, para pensar

Felisa Moreno dijo...

A partir de ahora seré más cuidosa con los artilugios de limpieza, pero tendrá que seguir siendo en sábado, que entre semana no tengo tiempo. Muy divertido.

Un saludo

anna dijo...

Primero de todo felicitarte me gusto tu escrito es divertido y me gusta cuando se habla de cosas que no les damos importancia en el día a día.

Y GRACIAS por visitarme en mi blog.

Saludos